Información del evento

Se trata de una reflexión en primera persona y a dos voces sobre el proceso que ha llevado al ser humano contemporáneo (en su gran mayoría) a ser unos CARAJOTES.rnrn rnrnSe analizarán las causas, los porqués, las motivaciones, la cadena de decisiones voluntarias o de casualidades que nos han conducido por el camino del CARAJOTISMO.rnrn rnrnAsí mismo se realizará una clasificación exhaustiva, de los distintos tipos dernrn rnrnCARAJOTE, su evolución por edades y como no, por sexo.rnrnAlfonso Sánchez y Alberto López se entregan al público sin concesiones, delante de un par de micrófonos, desnudándose en alma (y quien sabe si en cuerpo también…), para analizar el proceso de evolución del CARAJOTISMO del ser humano desde que es concebido (e incluso antes) hasta que abandona esta realidad (a veces prematuramente y otras demasiado tarde).rnrn rnrnReflexiones filosóficas y trascendentales centradas en el pensamiento del CARAJOTE contemporáneo, se alternaran de una manera ágil llena de ironía, acidez y sentido del humor, con CARAJOTADAS del día a día, familiares y cotidianas, e incluso con anécdotas reales de los propios CARAJOTES que conducirán el espectáculo y que resultarán más que familiares para un público ávido de disfrutar sin parar de reír de una catarsis de CARAJOTISMO más que necesaria en una mundo actual para el que todos somos auténticos CARAJOTES.rn

Localización

C/ Leonardo da Vinci, 7. Sevilla,"Sevilla","Sevilla","España","41092"

Servicios
  • No hay comentarios
  • Agregar una reseña
      Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
      Privacidad